Última Actualización: 16 julio 2018
noticia

Que el ritual de primavera sea seguir cuidando tu salud

- El 21 de marzo marca el equinoccio de primavera y es momento ideal para modificar los hábitos de vida por fuera y por dentro.

Ciudad de México.- Poco a poco el paisaje va retomando el verdor característico del cambio de temporada, la primavera está a unos días de llegar y con ella vienen cambios no sólo en el ambiente, sino en la naturaleza de todos, hasta la nuestra. Es el momento ideal para modificar los hábitos de vida y mejorar nuestra salud por fuera y por dentro.

El 21 de marzo marca en el calendario el equinoccio de primavera, momento justo en el que la estación de la vida y la renovación llega a nuestro pedacito de planeta. Muchos la reciben con diferentes rituales que implican una renovación de carga energética que inicia desde el interior y se logra mejorando nuestra alimentación. Así que comencemos con este ritual de bienvenida en nuestros platos:

Con la primavera, el verdor no solo invadirá tus jardines, también debe llegar a tus platillos. Así que debes aprovechar y comenzar a consumir verduras y frutas frescas de la temporada. Ayuda a tu hígado y vesícula biliar a realizar una limpieza de los estragos del invierno, liberando tu cuerpo de toda la pesadez de los alimentos llenos de calorías.
Busca alimentos regeneradores y desintoxicantes como: brócoli, coliflor, apio, puerros, habas, germinados, pepinos, alcachofas, espárragos, rábanos y todas las verduras depurativas que puedas incluir. Todo libre de conservadores, colorantes y saborizantes artificiales.
El cuerpo recibe estímulos del ambiente que le indican que ya no es necesaria la sobrecarga de calorías para protegerse del frío, así que aprovecha y comienza una rutina de ejercicio ligera que permita una mayor oxigenación a tu sangre, cerebro y células. Para refrescarte bebe licuados de verduras y jugos frescos sin azúcares añadidas, esto ayudará a reforzar tu carga de vitaminas, haciendo que sea más fácil adaptarte al calor sin tener recaídas en resfriados, alergias o alguna otra enfermedad por el cambio ambiental.
Despídete de los platillos fritos, sumergidos en aceites y grasas saturadas o trans; utiliza opciones de cocción más ligeras como el salteado, a la plancha o macerados que le darán un toque distinto a tus platillos favoritos. Puedes añadir hierbas aromáticas y especias frescas como tomillo, romero, jengibre, perejil y eneldo, entre muchas otras opciones. Dale un banquete no solo al paladar sino también a tu olfato que disfrutará cada bocado.

Sacúdete toda esa pesadez del invierno y elimina toxinas y sobrecarga de calorías que dejó el frío a su paso. si al principio te cuesta deshacerte de esos antojos calóricos a los que el cuerpo se quedó acostumbrado, integra colaciones o date un gusto con los productos Sweetwell, que tiene opciones saludables y ricas como las galletas, merengues, chocolates en bolitas rellenas de fruta o tabletas y ahora barras de amaranto, estos snacks no tienen azúcar, ni gluten y aportan muy pocas calorías a la dieta diaria.

Además son aptos para cualquier miembro de la familia, incluso para las personas que viven con diabetes. Es importante mencionar que estos cambios y limpiezas se deben realizar de manera gradual, pues, así como el invierno va dando paso paulatino a la primavera, nuestra comida debe hacer lo mismo para no resentirlo de una forma desagradable. No olvides consultar a tu médico.

Xalapa18:33 Hrs17/marzo/2018Vistas: 125