Última Actualización: 23 mayo 2018
noticia

¡¡QUE EN PAZ DESCANSE MI QUERIDA DOÑA FABI!!

FERNANDO F. CANCELA

Comentarle mi apreciado lector (a), que en mi familia tuvimos la fortuna de tener a nuestros costados a personas muy tratables, pacíficas y humanas; se podría decir que excelentes vecinos.

Nosotros somos fuimos una familia de 8 integrantes, mi papá, mi mamá y 6 hermanos, 5 mujeres y este servidor; tenemos nuestra casa en Niños Héroes 76 de la colonia Laureles donde todavía vive mi papá; en esa casa viví hasta los 28 años de edad que contraje matrimonio y me fui a vivir al Fraccionamiento Lucas Martín; en ese sentido, por un lado, en la casa marcada con el número 74 tuvimos por muchos años a los queridos y extintos Francisco y Conchita, de hecho, ahí siguen viviendo algunos integrantes de su familia, y del otro lado en el 78, a Don Jorge y Doña Fabiana a quien de cariño decíamos doña Fabi quien en la madrugada de este Miércoles 7 de Febrero, partió de este mundo terrenal para reunirse con el padre a los 84 años de edad.

Existen grandes y muy evidentes coincidencias entre estas dos queridas familias, independientemente de que ambas son gente muy buena y humana, son también muy alegres, en esencia, ciudadanos nacidos en Alto Lucero, Veracruz; en ese sentido, doña Fabi Aguilar Salas a quien si yo pudiera definir en pocas palabras diría que doña Fabi era un alma de Dios, su bondad no tenía límites y ese detalle no era únicamente con nosotros como sus vecinos, así era con su esposo y con sus hijos Claudia y Antonio Salazar Aguilar, en términos generales con toda la familia y amigos.

Doña Fabi me platicaba que fue la más chica de 9 hermanos, unas gemelas entre ellas y que solamente vivían 3 contándose ella misma, como quien dice al morir doña Fabi solo quedan dos hermanos con vida de esa gran familia; sus padres fueron don Maximiliano Aguilar y doña Delfina Salas ambos también de Alto Lucero. Fabi se caso con don Jorge Salazar Herrera cuando todavía era muy joven y contrajeron matrimonio en el Distrito Federal pues don Jorge era defeño y decidieron después de jubilarse, venir a radicar a Xalapa; en ese sentido, don Jorge falleció hace 3 años en el 2015.

Mi apreciado lector, le cuento esta historia de gente buena con motivo de conmemorar cómo eran ellos en vida, pero también para que tenga usted conocimiento que su situación económica actual no es nada buena, se podría decir que ellos son de escasos recursos económicos. Incluso el pasado Viernes 2 de Febrero que fui a inyectar a doña Fabi, la noté ya muy cansada, de hecho, estaba tan débil que ya ni siquiera podía hablar; ya no comía casi nada y Claudia su hija tenía que alimentarla con papillas y jugos.

La vida de la familia había venido de mal en peor debido a los gastos que también tienen con Antonio el hermano de Claudia quien padece insuficiencia renal y no cuentan con seguro social; a “Toñito” lo han venido dializando constantemente y también se encuentra muy cansado y aburrido de la vida que ha estado llevando con tanto tratamiento; es decir que las enfermedades los han venido persiguiendo constantemente y a Claudia quien es madre soltera se le ha hecho la vida un circulo vicioso pues no puede trabajar porque tenía hasta el día de ayer a su cargo a dos enfermos, su mamá doña Fabi quien ya falleció y a su hermano Toño, así mismo, cuenta con su hijo Diego quien tiene tan solo 5 años de edad.

Incluso el mismo viernes que estuve con doña Fabi, Claudia pidió mi consejo para incursionar en algún negocio casero desde el cual pudiera ayudarse; su casa es una casa grande de dos pisos y tiene una cochera de 12X4 metros que le dije que tenía que rentar y con eso ayudarse con los gastos; esa cochera se presta para cualquier negocio o bodega pues está localizada en la zona centro, a media cuadra de Américas y 3 cuadras de Pípila, que son las avenidas más cercanas; a Claudia le pareció muy bien la idea y me comprometí con ella para ayudarla a rehabilitarla y rentarla.

Explicarle que su servidor he venido prestando mis servicios de manera gratuita como médico familiar; estuve como luego decimos matando tres pájaros de un solo tiro pues he estado al tanto de mi padre, y aprovechaba para visitar constantemente a doña Fabi y a Toñito el hermano de Claudia; esta mañana que me enteré que falleció doña Fabi, por parte de mi agencia entramos a su casa para realizar limpieza exprés de manera gratuita, eso fue simultáneamente con los trabajos de la agencia funeraria, mientras que dos embalsamadores un hombre y una mujer, preparaban el cuerpo de doña Fabi que ya estaba colocado en su humilde ataúd; así mismo, mi padre don Fernando Cancela ayudará un poco con los gastos funerarios y una buena vecina que se llama Olga y tiene su negocio de aluminios, hará lo propio, sin embargo, como usted bien lo sabe, ningún dinero alcanza.

A lo que quiero llegar mi apreciado lector (a), es que si usted puede y quiere ayudar a esta familia tan desgastada en todos los sentidos, lo puede hacer; cualquier donativo económico que usted realice y que también puede ser en especie, sería muy bueno para ellos.

La familia de Claudia Salazar Aguilar tiene su casa en Niños Héroes 78 de la colonia Laureles y cuentan con el número telefónico local: 8 18 35 42.

Explicarle que el libro de Lucas de la Biblia en su capítulo 6 y versículos 30 y 35-36 dice así: “A cualquiera que te pida, dale; y al que tome lo que es tuyo, no pidas que te lo devuelva.” “Amad, pues, a vuestros enemigos, y haced bien, y prestad, no esperando de ello nada; y será vuestro galardón grande, y seréis hijos del Altísimo; porque él es benigno para con los ingratos y malos. Sed, pues, misericordiosos, como también vuestro Padre es misericordioso.”

Estos versículos y muchos otros en la Biblia mi apreciado lector (a) nos enseñan que los cristianos debemos ser amorosos y misericordiosos. Al ver las necesidades de la gente alrededor de nosotros, nuestros corazones deben ser llenos de compasión tal como nuestro Padre Celestial tiene compasión de todas las personas; note usted que esta bendita palabra tiene una gran promesa, si usted da de corazón, tendrá un galardón grande y será hijo (a) del altísimo.

Por tanto, es correcto tener un corazón que de continuamente a los demás, pues no dude para nada que a Dios le agrada ver esta característica maravillosa en nuestras vidas.

Correo Electrónico: dere.cancela@gmail.com
Facebook: Fernando Fabricio Cancela Márquez

Opinión09:54 Hrs8/febrero/2018Vistas: 67