Última Actualización: 19 febrero 2018
noticia

Opiniones y Comentarios

· Ni hablar del peluquín…


Julio Ricardo Blanchet Cruz

jrbcdiariolibertad@gmail.com

Es cuestión de principios. Como nadie puede dar lo que no tiene, se trate de lo que se trate; cuando la gente no se acepta a sí misma, tiende entonces a imitar a los que considera de alguna manera héroes, súper héroes y lo que le sigue…

La piedra fundamental de todas las religiones es tener quienes los sigan. En el mundo la inmensa mayoría de las personas profesa, o medio profesan, una religión, es decir, son seguidores de alguien, o de algo, como se prefiera…

Muy pocos los que no pertenecen a alguna religión o filosofía -entendiendo por filosofía una forma de pensamiento que congruentemente lleva a la misma forma de vida- El pensar de una manera y actuar de otra, es patológico. Es un síntoma claro de que algo no anda bien dentro de esa cabeza…

Son un puñado de hombres y mujeres los que se siguen a sí mismos; y que arrostrando todas las adversidades que se le presentan, tienen fe en lograr sus sueños. En que ellos pueden hacer lo que otros no pudieron. Y lo hacen…

Cito a Pitágoras (569 – 475) “Quien sigue el camino de otro, nunca encuentra el suyo”. Continúo…

Pero una cosa es el perfeccionismo, que empieza por el reconocimiento del error y aceptar que algo no se hizo bien y hay que corregirlo o prepararlo mejor. Y otra cosa es el no aceptarse como se es, o como se está. A nadie le gusta envejecer. Algunos lo aceptan y otros no; por poner un ejemplo de la aceptación…

Les sucede claramente a las gentes que no aceptan su sexualidad. Y también a las personas que quieren dar una apariencia de lo que en realidad no son. Como los que se hacen cirugía plástica para afilar la nariz, quitarse las arrugas, pintarse el pelo o el bigote, o ponerse pelucas para dar una apariencia de lo que no son…

Desde siempre supuse que Donald Trump, de perdida traía un peluquín. Pero una experta en esas cosas de tintes y demás, me dijo que era su pelo pero que lo peinaban “de salón” y con pistola de aire…

Como yo no sé de esas cosas, no ahondé en mi percepción sobre la apariencia del orate magnate y acepté con ciertas dudas lo que se dijo; pero el dios del viento me dio la razón…

Ya se ha visto por medio mundo cuando una ráfaga de aire, sin que él se diera cuenta de ello -debe de darle una vergüenza espantosa cuando vio el video- le voló la parte trasera de la peluca y le dejó al descubierto el coco-…

Dejando bien claro que el Presidente de la Unión Americana es calvo; y que por eso odia tanto a su homólogo de Corea del Norte; pero no es cierto que lo aborrece por el poderío nuclear, esas son habladurías, es porque envidia profundamente, como lo ha demostrado -ya hasta quiere desaparecer a toda la nación- su pelo…

El hombre no se acepta como es y quiere dar la apariencia de lo que no es, tampoco podrá aceptar a los demás como son. Ahí están los despidos y cambios en el gabinete de la Casa Blanca a escaso un año. Su esposa debe conocerlo mejor que nadie; tal vez por eso es que siempre tiene cara de asustada y de que no es feliz…

El individuo está medio loco; y ciertamente que pudiera ser un peligro para la humanidad; pero es de silla y tiene riendas. No se maneja solo; y eso está más que probado cuando le han echado para atrás sus propuestas y decretos…

Cambiando de tema…

Infumable. Verdaderamente infumable el tal Diego Fernández de Cevallos en la entrevista que publicó Proceso. La mirada de perdonavidas y la actitud de prepotencia es una representación Como Brozo, para explicarlo mejor…

Además que se pinta a sí mismo, que Súperman y el Hombre araña son de cómics a comparación suya. Un Mariscal de Campo prusiano se habría quedado corto en valor y le hubiera pedido un autógrafo…

Ya veo a los secuestradores hablándole de USTED y él exponiendo la vida negándose a que le cortaran la barba; y además exigiéndole a su interlocutor -supuesto secuestrador-que cumpliera su palabra o que lo asesinara. Ni para reírse ¡vaya!…

Si dejar de comentar lo vulgar de su léxico, y las mentiras que echó como cuando ya en la oficina de Emilio Azcárraga, le dijo que había aceptado acudir a su invitación, por el deseo de mentarle la madre en su cara; lo que habla de una absoluta falta de la más elemental educación y de un bravucón de pulquería…

También dijo que al Presidente lo mandó a tiznar a su madre, por interpósita persona. Pero por otro lado, un llamado del presidente del PAN lo hizo doblegarse y abandonar la contienda que iba ganando…

A otro perro con esos huesos; el tipo es un farsante. No comento más porque no vale la pena. Uno como periodista tiene que ver toda la entrevista hasta el final; pero ponerlo como un gran reportaje, es amarillismo…

Sin embargo entre todo lo que dijo hay cosas ciertas que solo confirmaron lo que todos ya a estas alturas sabemos por experiencia propia, que la política es una cueva de bandidos coludidos todos entre sí. Y que todos son lo mismo.

Y nos vemos mañana, si el Sol me presta vida.

Opinión11:14 Hrs9/febrero/2018Vistas: 28