Última Actualización: 18 marzo 2019
noticia

COLUMNA: LINEA CALIENTE

Nemi, entre la mitomanía y el desequilibrio mental

Por Edgar Hernández*
¡Ahora se proclama como defensor de reos de Pacho Viejo!

Hay quien opina que fue Dante cuando lo tuvo de particular que lo volvió igual que él, loco y mentiroso.
Hay, sin embargo, quien jura por ésta que fue el tramposo de Fidel Herrera, quien lo daño para siempre obligándolo incluso a ser bufón de molcajete y, en otro momento, vestirlo de policía auxiliar.
“¡Fue Duarte quien lo daño para siempre!”, coincide buena parte de la clase política al llevarlo por el camino del dinero mal habido que combinado con el poder –Director del DIF, Secretario particular, Secretario de Salud, y Secretario Ejecutivo del Consejo Estatal de Seguridad Pública- lo hizo perder la razón.
Estos son los hechos.
Presente en la memoria del imaginario colectivo esa corretiza policiaca del 23 de diciembre del 2017 al estilo James Bond, por calles y avenidas de Angelópolis, la zona más exclusiva de Puebla en donde estaba escondido Juan Antonio Nemi Dib, huyendo de la policía, quien al ser aprehendido gritó a los cuatro vientos “¡Soy un perseguido político!”.
Mentía.
Nemi tenía una orden de aprehensión debido al incumplimiento de un deber legal, además de peculado y abuso de autoridad, respecto a la construcción de la torre pediátrica del Puerto de Veracruz en donde se estimaron irregularidades de unos 30 millones de pesos.
Más pus saldría a su paso por el DIF.
“¡Falso!”, siempre gritó voz en cuello. La verdad, sin embargo, lo hundía de la misma forma cuando negó que la PGR lo estaba investigando hasta que los medios hicieron público un documento de la fiscalía Federal.
La Agencia de Investigación Federal Ministerial de la PGR, el 6 de diciembre del 2016, solicita al Secretario de Salud, en ese momento Fernando Benítez Obeso, que “informe sobre un grupo de personas entre las que se incluye a Juan Antonio Nemi”.
Ello desataría la ira de Nemi.
En un acto público retó a golpes a su sucesor en la Secretaría de Salud, Benítez Obeso.
“¿Qué le estas preguntando a este hijo de la chingada?”, explotó Nemi ese 18 de mayo de 2015, cuando reporteros entrevistaban al funcionario, previo al evento oficial por el 25 aniversario luctuoso de Rafael Hernández Ochoa.
Nemi estaba totalmente descontrolado, fuera de sus cabales.
Como lo estuvo cuando la emprendió contra conocida columnista veracruzana que se atrevió a denunciar sus rapacerías.
“¡Yo soy quien voy a meter a la cárcel a la corrupta periodista!”, declaró a este reportero “al aire” en AvanNoticias, provocando un conflicto de intereses hacia el interior de la empresa que obligó a la renuncia de quien esto escribe, en ese tiempo titular del espacio informativo “En Contacto”.
En la sumatoria son pues, muchas las fechorías e impunidades de Nemi.
Cómo olvidar ese escándalo cuando rechazó haber sido beneficiado por el área de Comunicación Social de Javier Duarte vía contratos y convenios a una empresa de medios que luego pasó a ser de su propiedad y a tres radiodifusoras que controla o controlaba editorialmente, Gina Domínguez, “siendo uno de los socios, Nemi Dib”.
“Servicios Especializados de Comunicación en Imagen S.A. de C.V. (SECI) recibió al menos 17.2 millones de pesos entre 2013 y 2016”, fueron las empresas beneficiadas según se denunció.
Al respecto, Nemi ha reconocido que, en efecto, tenía constituida una sociedad por acciones (Servicios Especializados de Comunicación en Imagen S.A. de C.V.) con Miguel Ángel Gutiérrez Garduza, ex subdirector de recursos materiales de la SS y con Enedina Díaz Morales, ex colaboradora suya tanto en la SS como en el DIF Estatal. No obstante “nunca se utilizaron las acciones”, justificó.
“Teníamos constituida una sociedad por acciones que nunca utilizamos y que estaba en suspensión fiscal de actividades; literalmente se la regalamos a Gina en ceros, sin ingresos ni egresos para que no gastara en una nueva sociedad”, respondió despertando la duda de una nueva mentira en su haber, mentira que parecía ya para ese entonces, una compulsión enfermiza.
¡Vaya bobera, de locos!.. Ese es Nemi.
Fiero y altanero cuando le preguntan por sus propiedades en Xalapa y Puebla y no acepta la menor critica o responsabilidad cuando es señalado por Ricardo Sandoval, exjefe administrativo de Sesver, quien contraataca a Nemi y lo acusa ante la autoridad de “Daño Moral”.
Toda la anterior reflexión viene a cuento tras el último show escenificado hace unos días cuando un juez ordenó su libertad al no encontrar elementos suficientes por uno de los delitos por el que se le acusaba, lo cual dio pábulo para el que Fiscal, Jorge Winckler le advirtiera:
“Tenemos nuevos datos de prueba que se analizarán en los próximos días y se determinará seguramente el ejercicio de una nueva acción penal en contra de Nemi”, aseguró.
Nemi, sin embargo, en conferencia de prensa en La Parroquia, volvió a insistir en que era un “Preso Político”, toda una víctima.
Y ya sublimado anunció:
“Ahora me dedicaré a ver temas de injusticia, pues hay muchas personas en la cárcel acusados por cuestiones que no cometieron”, destacó pontificando que, aunque no puede cambiar las leyes, pues no es diputado, si tratará de mejorar las inconsistencias del sistema de justicia.
Y en lo que se refiere a su situación reconoció que sí fue un preso político, pero indicó que su abogado presentó varias denuncias tanto en Derechos Humanos como en la Fiscalía, pero a pesar de todo expresó que no está para venganzas ni rencores contra el Fiscal General del Estado, Jorge Winckler.
Más aun, en un afán de victimizarse –acaso de declararse desequilibrado mental para no regresar a Pacho- remata:
“Estoy preocupado por cubrir las deudas que adquirí mientras estaba en prisión”, dijo.
“Tengo que pagar lo que debo, tengo que pagar honorarios (a su abogado), tengo que pagar tarjetas de crédito, tengo que ver como recupero la escuela de mis hijos, que perdieron, tengo que conseguir un empleo que me permita mantener a mi esposa, mantener a mi familia y quiero alzar la voz por los presos que son inocentes”, concluyó en medio de un mar de lágrimas de los reporteros ahí presentes.
Pobre.
Dan ganas de hacer una colecta… pero ¡para que lo revise un siquiatra..!
Nada le costaba a este amigo haberse quedado callado. Desató de nuevo a los demonios en su contra.
Tiempo al tiempo.
*Premio Nacional de Periodismo

Opinión10:02 Hrs15/marzo/2019Vistas: 56