Última Actualización: 15 diciembre 2017
noticia

Green Business: su importancia en el desarrollo sustentable

Por Manuel Zamudio, National Accounts Manager de Axis Communications

En los negocios, la sustentabilidad solía tener un significado simple, en referencia a la capacidad de una empresa para mantener y aumentar sus operaciones y ganancias. Hoy en día, el término es mucho más amplio y señala las buenas prácticas o programas enfocados al cuidado del medio ambiente que una empresa establece con un objetivo local y global. Incluso, sin importar el tamaño de los negocios, giro o presupuestos, todas pueden incorporar prácticas sustentables en sus operaciones diarias que a futuro les generarán un retorno de inversión significativo.

Ser una empresa socialmente responsable es una excelente manera de destacarse, sin embargo, es importante recordar que ser un negocio sustentable es un deber y no una opción o una mera estrategia de diferenciación. El concepto “Green Business” o “Negocio Verde” tiene múltiples alternativas de desarrollo.

Pequeños cambios que hacen grandes diferencias

Considerando que todas las áreas de un negocio juegan un rol importante en el desarrollo e implementación de programas ecológicos, es necesario comenzar con programas pequeños y altamente visibles que brinden resultados medibles al interior de la empresa en un primer momento y a los clientes posteriormente. Tanto empleados como directivos deben reconocer y formar parte integral de estos programas, ya que este será el primer obstáculo que vencer en el camino a desarrollar un negocio sustentable.

¿Qué impacto posee todo aquello que nos rodea? Existe una vida útil detrás de los productos utilizados en las operaciones de oficina, y de acuerdo con su uso esto puede tener un impacto mínimo o masivo en el medio ambiente. El papel de oficina en particular es una de las mayores fuentes de desechos. De acuerdo con el Consejo de Defensa de los Recursos Naturales (NRDC, por sus siglas en inglés), a nivel global una oficina convencional dispone de aproximadamente 350 kilogramos de papel por empleado, al año.

Las empresas pueden reducir su consumo y costos al animar a los empleados a realizar cambios simples como mantener archivos en formato digital, imprimir en ambas caras del papel, ofrecer recibos digitales a los clientes e incluir un recordatorio en su firma de correo electrónico que aliente a los destinatarios a pensar dos veces antes de realizar una impresión. También pueden encontrarse diferentes alternativas para reducir el impacto ambiental, como lo es utilizar papel de oficina que tenga un alto porcentaje de desechos post-consumo (denominado PCW) o que haya sido certificado por el Consejo de Administración Forestal (FSC, por sus siglas en inglés), indicando que el papel proviene de bosques gestionados responsablemente.

Energía e iluminación inteligentes

De acuerdo con un estudio de la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente (ASEA), lanzar un programa de reciclaje o cambiar los focos incandescentes tradicionales por ahorradores, reducirá hasta un 75% el consumo total de energía de cualquier negocio. El estudio estima que los edificios de oficinas desperdician hasta un tercio de la energía que consumen. La calefacción y refrigeración de áreas vacías contribuyen de forma común a esta energía desperdiciada. Si es posible, es recomendable mantener separados los espacios no utilizados y reducir la cantidad de aire acondicionado que reciben. Considerar iniciativas como estas pueden ayudar a generar la aceptación necesaria para lanzar un programa de sustentabilidad más amplio.

Otras formas rentables de reducir los costos de energía incluyen asegurar que los espacios tengan un termostato correctamente calibrado y programado que se encienda con menos frecuencia durante las horas fuera de la oficina, permitir que los empleados determinen cuánta luz necesitan en su área de trabajo, e instalar interruptores de atenuación o sensores de ocupación, que encienden las luces cuando se detecta movimiento en espacios utilizados con poca frecuencia, como áreas de cocina o pasillos. Cada empresa debe comenzar a preguntarse ¿se utiliza la energía adecuadamente?

Soluciones locales con impacto global

El reciclaje es un principio clave de la responsabilidad ambiental. Reducir, reutilizar y reciclar son acciones que se deben poner en práctica todos los días, lo cual presenta grandes desafíos. Para aumentar la comprensión y el cumplimiento de estos principios, asegúrese de que el reciclaje se mantenga separado de los contenedores de basura etiquetando claramente, o incluso con códigos de colores, cada contenedor y mostrar ejemplos de artículos que puedan reciclarse. Con esto, no solo su empresa generará menos basura, sino que también podría reducir los costos de mantenimiento.

De acuerdo con la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente (ASEA), el uso de los baños representa el 37% del agua utilizada en un edificio de oficinas. Mediante la incorporación de grifos automáticos o inodoros de bajo flujo, que califican para reembolsos y la instalación gratuita en muchos países preocupados por el agua, la administración puede reducir el consumo de agua, pero también prepararse para futuros aumentos en las tarifas del servicio.

Trazar un camino hacia el futuro

Obtener resultados reales requiere comprometerse con prácticas ecológicas a largo plazo, ser una empresa sustentable no puede ser algo de una sola vez. Si se busca que las iniciativas tengan un gran impacto, deben ser parte de un proceso constante. Esto incluye establecer políticas que creen una base para un mayor cambio. En términos de compras energéticamente eficientes, por ejemplo, las empresas pueden agregar una cláusula a los contratos de adquisición que establezca que sus proveedores deben proporcionar productos y servicios que posean el reconocimiento Energy Star y certificado TCO, que promueven productos y servicios respetuosos con el medio ambiente.

En conclusión, es importante señalar que el crecimiento económico, la creación de empleos y los ingresos de cualquier negocio o industria dependen de recursos y sistemas naturales, lo que implica un gran reto para la humanidad, pues hoy día no se tienen ni los recursos, ni el tiempo para abordar los desafíos ambientales, sociales y económicos de manera aislada, ellos deben ser abordados en conjunto de manera integral y complementaria. Y es aquí sin duda el punto de encuentro crucial entre los negocios verdes y el desarrollo sustentable.

Nacional12:01 Hrs5/diciembre/2017Vistas: 37