Última Actualización: 12 noviembre 2018
noticia

La Celebración de los “Dias de Muertos” un festejo místico de los mexicanos.

Mezcla de las tradiciones paganas de los pueblos mesoamericanos y las costumbres religiosas del catolicismo europeo de hace 500 años, hoy es una fiesta mística del pueblo mexicano mezcla de de colores y sabores.

Como año con año, fiel a sus tradiciones y costumbres, la población rinde culto a sus difuntos mediante la celebración de “Todos Santos”, festejo mediante el cual se mezclan tradiciones paganas de los pueblos prehispánicos, con las costumbres religiosas que el catolicismo trajo al nuevo mundo en el mil 500.

Es en estas fechas, en que la gran mayoría de los ciudadanos concurren a los cementerios existentes para recordar a sus familiares ya muertos, y es la época en que los panteones se llenan de vida y colorido por la presencia de cientos de personas y los miles de arreglos florales con que adornan las tumbas de sus familiares, la sociedad se vuelca en un festejo místico y extraordinario.

Eso si si, no puede faltar en esta añeja tradición mexicana el “Altar de Muertos”, espacio de los hogares que se adorna de multicolores arreglos y flores, donde se rememora a los familiares que ya han partido y se les ofrece los platillos gastronómicos típicos, como el mole, los tamales, pan de huevo, pozole, arroz, entre muchos otros, así como bebidas que van desde el atole, el chocolate, el refresco, la cerveza y el tequila, que seguramente disfrutaron con singular alegría en vida, y que en estas fechas las familias ofrecen en su memoria.

Se festejan estas fechas, representativas de las culturas mesoamericanas, las cuales rendían culto a los muertos e incluso practicaban la necrofilia o canibalismo, como parte de los rituales que la iglesia católica adoptó en su liturgia para no caer en una confrontación con las costumbres de los pueblos indigenas.

Hoy en día el primero y  dos de noviembre son fechas que oficialmente se toman como días asueto, pero también se han convertido en días de fiesta para salir a vacacionar o visitar a familiares que habitan en otros lugares del estado o del país.

Pero lo verdaderamente importante es que ante la vista de todos es una manifestación cultural, que para bien o mal de los mexicanos a los nos identifica como nación, una nación que en estos tiempos ha tenido que vivir en medio de una ola de violencia y muerte a lo largo y ancho del país y que ha enlutado a miles de hogares mexicanos.

Hemos pasado de una celebración popular de culto a los muertos a una cultura de violencia y muerte en las dos últimas décadas.

Si México fuera un pueblo que celebrase la vida, el deseo de vivir, tal, vez, y solo tal vez, la vida de los mexicanos sería mejor.

Todo sea por la tradición y por ello en los establecimientos comerciales, restaurantes, edificios de gobierno, plazas públicas, no resulta de extrañeza observar adornos alusivos a estas fechas, así como festivales escolares y desfiles en la vía pública donde la población participa con entusiasmo.

Eso si, estos festejos traen consigo en estas épocas de crisis económica, una pequeño alivio para las deterioradas finanzas del comercio y del sector empresarial, pues la población, aunque no tenga, se vuelca a comprar todo tipo de insumos y alimentos para festejar a sus muertos.

Estatal17:05 Hrs30/octubre/2018Vistas: 43